viernes, 28 de noviembre de 2008

Medicina

Si ya de por sí tomar medicina me es molesto por diversas cuestiones como recordar tomarme la dichosa pastilla, el no poder tomar alcohol, etc., el que además me deje un mal sabor boca es francamente asqueroso...

Lo bueno es que ya nomás me faltan 12 días más para acabar el tratamiento. Ja!

martes, 25 de noviembre de 2008

Decomisan agentes fauna y bailarinas exóticas


México, DF. En la enorme narco-residencia que allanaron e incautaron esta semana, los agentes de la PFP se encontraron, además de los animales salvajes de rigor, un grupo de bailarinas exóticas provenientes de Europa del este y Sudamérica. Al parecer, los traficantes colombianos y mexicanos que habitaban la lujosa residencia mantenían en cautiverio a los felinos y a las damas con fines no precisados por la autoridad, aunque algunas versiones apuntan a que posiblemente tenían a las mujeres como mascotas y abusaban sexualmente de los felinos. Aunque los agentes no consiguieron detener a ninguno de los maleantes, sí lograron decomisar un narcosubmarino que estaba escondido en la alberca, aseguraron ocho tigres de Bengala, tres leones y dos leopardos, y doce damas entre los dieciocho y los veinticinco años de edad. Autoridades del zoológico de Chapultepec informaron que ya les fueron entregadas las fieras, pero de las bailarinas y de los agentes no se ha sabido nada desde hace quince días. Mandos policiacos informaron que esto ha ocurrido con anterioridad, por lo que no temen por la seguridad de los policías.



lunes, 24 de noviembre de 2008

Miedo

viernes, 21 de noviembre de 2008

Cuidado.Frágil

Creo que los que crean viven siempre en espacios demasiado grandes, o demasiado pequeños. Espacios, sin duda, lo suficientemente importantes como para permitirles estar solos por un rato. No sé lo que me depararán los años. No sé si la mirada se me volverá, sin previo aviso, triste y lánguida. No sé si palideceré, yo también, frente a mi sombra. Si cruzar la esquina y verla me recordará el día en que quise volar y nunca separé los pies del suelo. No sé si un día quedaré indiferente ante todo esto. Si un día dejaré de enmudecer ante el mar, ante el sol. Si un día quedaré indiferente ante tus ojos, ante mi niño, ante la montaña.

A veces la melancolía se apodera tan fuerte que un recuerdo aparece como una imagen en blanco y negro. A veces la melancolía es tanto, que separa durante un rato, el tiempo del espacio. El instante de las prisas. Se desmigajan los corazones con muy poca frecuencia, creo. Como si lo habitual no fuera ver cada otoño caer los sueños de las bocas como caen las hojas de los árboles. Cortar el viento con un aliento. Como si lo frágil, fuese feo. La fragilidad sufre y sueña. Y es terriblemente bella. Lo es porque huele a guerra insoportable ante el hastío. Ante la huelga de sangre derramada. Huele a mordiscos en el cuello, a hundir los dedos en su pecho, como lo hacían los aztecas. Igual también en honor al sol. Por la vida. Huele a cortar el aire, a des-garrar. A mano contra mano y no como puño. A paredes mojadas y piel caliente.

Aún olía a muerte cuando, desde el suelo, abrí los ojos y encontré allí su figura entre un cielo lleno de estrellas. Pensé que aquel sería un bonito final. Y sonreía. Porque ¿sabes? tengo la fea costumbre de acordarme de ti cada vez que sonrío. Tengo la fea de costumbre de sentir, que haberme encontrado con alguien como tú en el camino, es digno de tener, al menos, fé por la vida. Digno de convertirme en alguien valiente. En alguien, sí, frágil.


Tomado del blog:
La mala de la película

London


London (harder, better, faster, stronger) from David Hubert on Vimeo.

O cómo hacer un video con 3 mil fotografías...

jueves, 20 de noviembre de 2008

Retro-porno-kitsch


Una curiosa galería de carteles de películas porno de los años 60 y 70.


miércoles, 19 de noviembre de 2008

Oración a Mayahuel



En las dunas de la carretera nacen pirámides de aura azul,
son las cabezas de los dioses de la luna y la embriaguez,
sus penachos: coronas con millones de filamentos
dislocan el cielo, jimando su corazón



Te damos gracias nuestra señora de Mayahuel
por dejarnos ver la copa dulce de tus pechos afrutados a contraluz
como quien vislumbra un campo santo azul,
por parir en la respiración de tus hijos
el calostro de la fermentación en cincuenta aromas de luna
al oír en el reposo bíblico del tequila
confesar a necios y extraños en un relincho de caballito,
por probar en la rodaja de tus labios
el panal de tus besos de aguamiel
y canonizar la temperatura ambiente de tu cuerpo
como principio del equilibrio cósmico primigenio
al dejarte respirar por cinco minutos cinco
antes de brindar con tu piel
en la sal de nuestro gentil y amargo paladar.



Hugo Plascencia



Nació en Guadalajara, Jalisco en 1978.
Poeta y ensayista. Ha publicado en varias revistas y periódicos nacionales y del extranjero. Fue colaborador del periódico la Jornada. Es coautor de una quincena de antologías. Es autor de los libros Ahogar el Grito, (Editorial Paraíso Perdido y Ediciones el viaje, 2005). Todo es Babel, (Editorial Humo, 2006). Calandrias Underground, (coedición Literalia editores y Editorial Écrits des Forges, 2007) traducido al francés. Y Razón de Bestia, (UACM 2008).
En el 2004 obtuvo el premio de poesía “Palabras Oscuras”.
En el (2005-2006) fue becario del CONACULTA en el Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico del Estado de Jalisco.
Ha sido traducido al inglés, francés, e italiano.


martes, 18 de noviembre de 2008

Maravillosa...

De la serie Underwater de Elena Kalis

Un concierto fabuloso

Tuve la oportunidad de ir al primer concierto que ofreció Andrés Calamaro en el Teatro Diana, sin embargo dejé pasar los días sin postear nada.

El miércoles pasado fui al de Los Cadillacs en la Arena VFG y fue un concierto simplemente "fabuloso"...

Aprovecho para dejarles algunas de las fotos que tomé.
















domingo, 9 de noviembre de 2008

Un pequeño edén

Ayer tuvimos cena en casa de Rose, nuestra amiga inglesa. El nombre de la calle me era muy familiar pero no la ubicaba exactamente, lo que sí sabía es que quedaba cerca del Hospital Civil viejo y así fue.

El lugar por fuera no muestra mas que una casa vieja del centro cubierta con una gran bugambilia, sin embargo, unos cuantos pasos después del portón nos llevamos una sorpresa, pues el lugar es un pequeño edén.

Un enorme jardín domina el espacio central, en donde destaca una fuente cubierta de nenúfares. Poco a poco fui descubriendo los detalles del lugar, mientras la luna iluminaba tenuemente mis pasos.

Arcos de ladrillos, paredes blancas, techos altos y puertas enormes. Mucha vegetación, pisos de barro y macetas mexicanas. Y calidez, mucha calidez.

El uso de los espacios y el concepto del jardín me fascinaron. Después me explicaron que el lugar pertenece a un canadiense que diseñó y se encargó de la remodelación del lugar.

La casa, si se le puede llamar así, consta de tres habitaciones independientes (cada una con su cocina) que se rentan para extranjeros. El jardín y un salón de juegos enorme (pues tiene hasta jacuzzi) son el área común para todos los inquilinos.

Unas botellas de vino y unos deliciosos camarones con leche de coco y arroz fueron el preámbulo para un animado debate entre Caroline y yo sobre el arte y la poesía, mientras Hugo trataba de coinciliar nuestros puntos de vista.

Cuando finalmente se terminó el vino y el cansancio se hizo presente, dejamos a la anfitriona con nuestro agradecimiento por una excelente velada...

jueves, 6 de noviembre de 2008

Soy fan

¿Qué más puedo decir?


miércoles, 5 de noviembre de 2008

Ventajas de salir a cenar solo

Ayer en la noche visité una conocida taquería con nombre de colonia... (ya pues, Tacos Providencia, para no darle tantas vueltas) y cené unos deliciosos tacos al pastor con queso que me dejaron más que satisfecho. Satisfecho por el sabor de la carne y del queso, que superaron con mucho mis expectativas culinarias.

Y mientras engullía con fruición cada bocado, me dediqué a observar las otras mesas de comensales, algunas con dos o tres y la mayoría con grupos de hasta 6 personas que departían alegremente entre cada tanda de taquitos.

Y observando y pensando, llegué a la conclusión que ir a cenar solo también tiene sus ventajas, como por ejemplo, que siempre hay mesa para uno y no tienes que esperar a que te asignen lugar como cuando vas con 4 personas más.

También evitas el parloteo que, la mayoría de las veces, permite que se enfríe desagradablemente tu comida; además la cuenta te sale a la mitad (te ahorras el gasto de tu acompañante) y te quedas con todos los dulces que te traen con la cuenta.

Pequeñeces tal vez, pero que hicieron más agradable mi cena en solitario.